Entradas

#voluntad

 

agua ebroUn amigo me dijo que el invierno era triste y el agua del #Ebro fea.
Indignada, me puse las botas cámara en mano para demostrarle científicamente que no era cierto.»A encontrar belleza me ganan pocos», pensé, en un arranque de orgullo aragonés.
Tras unos kilómetros de más y el orgullo de menos, pensé que a lo mejor el invierno era triste, y que el agua del Ebro va a gustos, a días, y a ojos.
Que para qué iba a batallar por algo que para mí era evidente: que la belleza, como la felicidad, es cuestión de voluntad. Y hay dos maneras de encontrarla: viajando donde resulte evidente, o encontrándola allá donde estés.
Ambas hacen de este mundo un lugar más habitable.
Por ello,  en invierno, busco la luz aunque me lleve muchos kilómetros, al lado de un Ebro que me da el color que quiere y me canta que, al que no le guste, que se vaya a Finlandia.

Microuniversos.

IMG_20171205_064358_605
Dentro de nosotros hay un microuniverso, libre y sin miedo, donde solo hay belleza.
Donde elegimos ver lo que nos hace bien, inventamos paisajes con las ruinas y hacemos héroes a los árboles vencidos.
No hay ira, ni tiempo.
Ojalá todos tengáis ese reino al que viajar, allí donde yo voy cada vez que escribo.
Que os escribo.

Cuando el cielo dibuja olas.

IMG_20171121_065036_883 Esto va de una chica de interior que culpaba a su río por no ser el océano que siempre anhela; pero era el cielo el que dibujaba para ella olas de nubes, el que le regalaba el azul marino.
Apenas nada de lo que he buscado con ahínco me ha sido dado. Por contra, tantas cosas extraordinarias han venido a mí sin pedirlas que necesitaría décadas para contarlas. La vida siempre me encuentra en movimiento, y creo que es el truco de todo esto: que el alma circule en gerundio y con ojos abiertos. Amando. Riendo. Llorando. Intentando. Aprendiendo. Caminando. Sólo así el viaje te encuentra y se ve el cielo que dibuja para ti olas de nubes.

#actitud

IMG_20171128_063812_156 Me enamoré de este árbol decapitado, tan orgulloso de sí a pesar de su desastre, y le pedí matrimonio allí mismo, al lado del Ebro. Me dijo que no conocía matrimonios entre árboles y mujeres, que por qué él. Por tu #actitud, sonreí. Supe que una inundación sólo lo haría más hermoso, que incluso debajo del agua encontraría la manera de fabricar cristales de colores con el moho.
Estuvimos de acuerdo en que él querría a una arbolesa como yo, y que yo querría a un hombre tan árbol como él. Y por eso hoy le  dedico esta entrada:  a él y a todos los árboles que cada día encontráis la manera de fabricar cristales con el moho.

El árbol que eres (Invierno)

Microplaceres 6-10
Desde que soy árbol, me gusta el invierno. Qué felicidad quedarme quieta por un tiempo, y vestirme de blanco y de nada. En el frío del mundo, sé que con mis ramas muertas, alguien ha fabricado fuego y calor de hogar. ¡Soy parte de un bosque y de algo más grande que yo!
Qué paz, hibernar con raíces bien ancladas.
Desde que soy árbol, me gusta el invierno.